05Ene

La inteligencia emocional es la capacidad que tiene una persona para reconocer sus propias emociones y las de los demás. Es decir, identificar los sentimientos y “clasificarlos” correctamente, para poder utilizar esta información ya sea en su conducta, pensamiento o ajuste de las propias emociones de uno mismo. 

Además, el autoconocimiento de uno mismo mejora el rendimiento a largo plazo de los objetivos marcados. Ayuda a definir de forma más precisa dónde estamos y que necesitamos para mejorar nuestro rendimiento y sobre todo ser más justos con nosotros mismos. 

Podemos resumir cinco aspectos principales en la inteligencia emocional:

1. Auto-conciencia: como lo expresa la propia palabra, el conocimiento de uno mismo, de las debilidades y fortalezas y como asumimos esta realidad. Va más allá de una evaluación personal, es saber como nuestro pensamiento actúa en la toma de decisiones por ejemplo. 

2. Autorregulación: es decir, la capacidad de identificar sentimientos y regularlos de acuerdo a nuestras necesidades y las de los demás o la situación que estamos viviendo. Ayuda a ser más razonables por ejemplo, lo que influye en las relaciones interpersonales dentro del equipo de fútbol, a crear un ambiente de confianza.

3. Motivación: para poder llegar a lograr cada reto. Es fundamental este aspecto, es el propio motor para superar los obstáculos, lo que determinará el éxito. 

4. Empatía: no se trata de complacer sino de entender. De esta forma podemos comunicarnos de forma más efectiva con el resto del equipo además de superar barreras sociales y culturales. Es saber comprender que hay detrás de las palabras, de la expresión corporal y de los sentimientos que compartimos todos.

5. Habilidad social: si somos capaces de tratarnos con respeto a nosotros mismos somos capaces de hacerlo con los demás. Como parte del equipo es fundamental desarrollar esta parte, nunca vas a jugar solo. Construir relaciones positivas dentro del equipo es importante no solo para ganar, sino también para hacer un buen juego. 

La inteligencia emocional ayuda a nuestros participantes a saber manejar la ansiedad, como situaciones estresantes, ya sea en los entrenamientos o en mitad de un partido; mejora las relaciones interpersonales y la relación personal con uno mismo, por lo que mejora la relación con el equipo o entrenador; mejora el bienestar psicológico en general de la persona. 

En Real Valladolid International Academy apostamos por el desarrollo de nuestros participantes de una forma completa. Cualquier deportista asumirá retos y responsabilidades de forma óptima si desarrolla esta parte cognitiva que se refiere a la emociones. Cuerpo y mente, ese es nuestro objetivo. 

Leave reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *